domingo, 5 de febrero de 2012

S N O W

Las nubes grises surcan ajenas el cielo a velocidades vertiginosas y el tiempo pasa tan rápido como siempre en esta mi vida de dimensiones de caja de cerillas donde no hago otra cosa que cometer errores, dormir mal y poco, tropezar con los muebles y rasparme las rodillas, coleccionar pastillas (y cajas) de colores y manejar rutinas diarias obsoletas que piden a gritos un cambio de rumbo, de dirección, de tareas, de algo...mi casa huele a hospital rancio y a lejia barata, el Oráculo a veces escupe lenguas de fuego que me queman las cejas y me repite mensajes que ya me sé de memoria...el agua anega mis campos verdes en barbecho esperando que las heladas remitan y vuelvan las golondrinas a mi cielo mientras bajo mi tierra las flores ya esperan nerviosas el pistoletazo de salida para eso que tanto me gusta y que ya huelo cercana...la Primavera efímera como un helado de ron con pasas en mi boca.
Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo...

Una de mis Cosas Preferidas en esta vida (que cantaria la sin par Maria) es ver la nieve, mirar por la ventana y ver los copos como algodones del tamaño de galletas caer suavemente me pone de un humor excelente, luego abrigarme bien y salir a pisarla es algo que produce en mi una tremenda alegria como de niño pequeño con New Balance nuevas, para volver con las mejillas rojas de frio y el corazón alegre a tomarme un café (si, he vuelto a la cafeína) y unas galletas Digestive del Mercadona mientras Madredeus me canta saudades en portugués en esta tarde tranquila de Domingo.

Es un alivio enorme saber que en este viejo (y podrido) mundo los cientificos han descubierto cómo convertir el virus de la gripe aviar en un agente mortífero (y digo yo no habrá nada mejor sobre lo que investigar?) ahora sólo queda que a algún becario mal pagado se le caiga el bote al suelo y la liemos parda mundialmente, os acordáis de la porqueria de los zombis de Umbrella? pues ríete tú (ahora que puedes)... dan ganas de tirarse al sofá a poder ser acompañado y dedicarse a comer galletas, beber albariño y dejar que te besen y te hagan el amor sin prisas pero sin parar (sólo para reponer fuerzas) es sólo una idea (y un deseo...por si alguien está interesado...)

a donde van los besos que no damos?... y los abrazos?...y el deseo?...y el Amor?

Llevo una vida rancia que huele a mortaja, me deslizo como un Mortífago sobre patines por mi pasillo esperando un algo que no sé qué es ni cuando llegará, las cortinas tamizan la luz y no dejan que el calor llegue a mi ni siento el frio cuando voy en bicicleta de camino al trabajo pero mi rincón de Orquideas dibuja en mi una sonrisa diaria y eso ya es un pequeño rayo de Esperanza. Estamos en el buen camino.

Que Buda ilumine a los buenos amigos/as que dan Besazos y Abrazazos, que me llevan y me traen y aguantan mis pequeñas miserias, a los que vienen de lejos con furgonetas alquiladas y son generosos con su tiempo y atenciones, a las personas enfermas de Cáncer, de Sida y de Leucemia, de cualquier enfermedad asquerosa porque de ellas será el reino de la curación a mayor gloria de Buda, Amén.

las fotografias son de Daniel Horzhonov

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Seguro que hoy eres un poco más feliz porque alguien se acordó de ti con un regalo poco convencional.

Quizá compartiste tu pequeña alegría amablemente con algún cliente, más bien adefesio, que se dejó atrapar por los tentáculos publicitarios de cierto futbolista mediático que ni fu ni fa, pero de quien ciertamente los genios suecos han sabido sacar lo que precisaban.

A lo mejor ese cliente lee este blog con cierta asiduidad, después de haberlo descubierto por casualidad y posteriormente haber experimentado con sorpresa esas extrañas coincidencias que a veces se dan en la vida.

Es posible que una vez, hace ya mucho tiempo, incluso se atreviera a comentar, venciendo por un momento el pánico que provoca estar toda la vida encerrado y sin huevos para salir (cada vez vamos quedando menos, por suerte para esta sociedad y por desgracia para nosotros).

Puede ser que la timidez y el complejo de inferioridad no le hayan permitido decirte que le habría encantado verificar la calidad de la compra en la maravilla que tenía ante sus ojos, en lugar de en el insulso anunciante. También que le habría encantado haber tenido hoy el detalle, aunque no habría sido tan poco convencional.

Todo esto son conjeturas, pero lo que es segurísimo es que el cliente en cuestión tardará muchísimo tiempo en atreverse a pasar de nuevo por la tienda... Quizá algún día, de refilón, se asome a la entrada para observar por un momento, sin ser visto, y acopiar material para la fantasía.

Disfruta de tu pequeña alegría, y ojalá fructifique. Es incomprensible que estés solo.

MiNa TaMaYo dijo...

El día que pone nombre al año bisiesto encontré al hombre que al igual que yo ama coleccionar cajas de colores... =)