martes, 21 de octubre de 2008

Ponte Cómodo

En tardes como la de hoy(salí a las 6 y media de trabajar, he venido andando y me ha pillado el temporal),cuando la lluvia golpea con fuerza el cristal de la ventana y parece que el aire helado baja de las montañas,me pongo calcetines secos y el pijama(después de darme una larga ducha) y pienso "Qué Genial contar con un cómodo sofá donde tumbarse"(las personas(afortunadas) que lo han probado pueden dar fé de su comodidad,supongo...)En el aire suena Norah Jones (no muy alto,sin molestar),en mi mano tengo un vaso de café con leche calentito, cerca revistas(el AD para ver las casas que me gustaria tener,el Vogue para estar al tanto) o libros interesantes(como el que estoy leyendo ahora "81 meditaciones taoístas" de Lao Tse),hay velas encendidas que huelen a miel y vainilla, algún playmóbil cercano(un sheriff montado a caballo) me hace compañía y casi dan ganas de taparse con la manta y echar una cabezadita.
Todo esto viene a cuento porque encontré este sofá en una página de diseño,es de Cristian Zuzunaga y me encanta (por esa sensación de irrealidad que me sugiere)

Aunque supongo que acabaría cansado de él en poco tiempo,tanto colorido "e molto pericoloso",lo diseñó para la marca Moroso así que no creo que sea económico precisamente
(también tiene las sillas,no me importaría tenerlas en mi estudio vive Budda)Si os apetece podéis poner en vuestros mensajes cual es el lugar más cómodo de vuestra casa o donde más agusto os encontráis¡

P.D-Una cosa que me encanta hacer dentro de mi casa totalmente a oscuras, es mirar por la ventana, buscar un foco amarillo en la calle y comprobar si llueve(o con muchísima suerte nieva).Soy un chico raro al que le encanta la lluvia y ver llover(y Nevar)

Abrazazos Extra Iluminados para todos

15 comentarios:

blues21swing dijo...

Me pongo cómoda en mi silloncito naranja de la sala en la que hago las reconexiones en casa, puedo quedar absolutamente estirada y "acolchada" y me permite leer cómodamente al lado de la ventana con luz natural , hasta que anochece....besitos iluminados!

Hummingbird dijo...

yo me pondría muy cómoda y 'alcochada' en el silloncito de bluesswi y también en el tuyo, mantita, café y norah jones incluído. me encanta la lluvia y me encantan los sofás! he sido creada para el chaise longue pero la vida me ha deparado horas y horas de vigilia en pie, llueva o caiga nieve. en casa cuando todos duermen la hago mía, sofá, tabaco y a leerte haquiles! no está mal, verdad? un abrazo tornasol, XX!

The Pilgrim dijo...

Hace un ratito estaba oyendo la lluvia desde mi cama (ahora son las 6:45), su sonido es agradable, pero la idea de verme obligado a salir y mojarme no tanto, preferiría seguir en la cama oyéndola (aunque desde que sé que te gusta la miro con otros ojos)

El sitio más cómodo de mi mini-casa es mi cama (el sofá que tengo es el más barato de Ikea y está bien pero le falta profundidad o algo), en la cama me parece nada malo puede pasarme. El sofá de la foto no me gusta mucho, prefiero el tuyo, donde va a a parar!!!

Abrazos en la madrugada lluviosa

Bear taco dijo...

Película,
Sillón
y frasada.

En medio me hundo para sentirme como un gran panquecito en el horno...

XAVS dijo...

Pues aunque en mi casa se está perfectamente en el sofá -es de ikea, pero no está del todo mal - en los momentos en que quiero relajarme me quedo en mi cama, con el edredón nórdico hasta el pecho, pongo música -tal vez Pink Martini o Amy Macdonald o Debussy - y leo un libro - ahora el último de Auster - mientras me tomo un café con leche...nada mejor que sentir que el edredón es un escudo protector...
En cuanto a la lluvia, a mi me encanta...igual que la nieve. Durante una temporada viví en Vancouver, una ciudad preciosa casi toda de cristal verde en la que llueve a menudo...no he disfrutado jamás tanto de una ventana viendo caer la lluvia y oliendo el cesped mojado .

Abraci,
X

BIRA dijo...

Doy fe de que tu sofá es comodísimo y que la decoración hace que te sientas tremendamente cómodo.

El sofá que has puesto es chulísimo y tiene pinta de confortable. Lo de cansarte de los colores no es problema, hombre, unas manticas encima y a correr (se nota que tengo gatos y siempre hay mantas sobre el sofá?).

a mí me gusta más la nieve que la lluvia... a ver si este año hay suerte.

Te quiero miles roulo.

Di dijo...

A mi me gusta estar en la salita pequeña, con una manta, un té rojo y una buena película en blanco y negro.

Aunque lo de oir llover desde cama calentita tampoco está mal.

Me ha encantado tu sofá pixelado. Me parece una idea genial para darle color a un salón soso.

Adidas Superstar dijo...

Súper fan del sofá pixelado!

Aunque soy mucho más estoico en decoración: colores lisos, un poquito de contraste y ya.

Raquel dijo...

a mi tb me encanta este tiempo, cuando lleva varios días me cabreo, pero por ahora lo llevo bien

alterego dijo...

Leyéndote me acaban de entrar ganas de hacer cocooning hoy. A ello voy.
Por cierto, mataría por ese sofa. Lo sepas.
Bss.

Señor Quinquillero dijo...

Odio el invierno y la lluvia más todavía, no me gusta ni siquiera cuando estoy en mi casa. Me pone nervioso.

El sofá me gusta, no soy yo de moderneríos pero ese no lo veo tan feo. A mí me gusta cuando estoy solo y me bebo una copa tranquilamente, escucho algo tipo Nat King Cole, me fumo un filter y estoy leyendo alguna novela negra interesante. Eso no tiene precio.

Archi dijo...

Bruno querido:
Me encanta estar en mi sofá, que al igual que el tuyo es muy cómodo. Mis amigos cuando me visitan se pelean por un sitio. Yo me acuesto y enseguida viene mi gato Coco a apoyarse en mi pecho y juntos hacemos modorra.
Que lindas cosas contás. Dan ganas de estar en tu apartamento.
XX

Señor Quinquillero dijo...

Por dios, ahora acabo de leer mi comentario y me da vergüenza ajena, parezco un cliché de aspirante a dandy del Bresca. ¡Que horror!

Mayte de la Iglesia dijo...

vaya!! ahora que lo comentas....he olvidado comprar los ultimos AD.
Para mi gusto tienen la mejor seleccion de casas, no te parece?

reme remedios dijo...

He pasado tardes en ese sofá. Nunca llovía... Recuerdo el sol pasando entre las capuccinas naranjas, iluminándolo todo. Me gusta lo que se ve desde tu sofá, lo que veo fuera, lo que veo dentro. y me gusta el olor que llega, casi siempre a pintura. También me gusta sentarme en tu váter, y estar rodeada de plantas mientras (canto una cancioncilla)... Gracias por hacer de tu casa un lugar en el que siempre me he sentido acogida y querida.