viernes, 7 de diciembre de 2012

(Ursus Arctos)

Mientras escribo estas lineas blogueras miles de Osos españoles y (polares) Europeos (incluso Grizzlys americanos) acuden a la capital del reino para participar en un simposio con jornadas culturales, gastronómicas, de estudio de tácticas de cortejo y apareamiento y de re-conocimiento de la cultura osuna (osezna?) de manera totalmente científica por supuesto,como mi trabajo no me deja espacio para puentes ni acueductos para ir a la llamada primitiva y animal que siento en mi interior como ursus que soy ,no puedo más que imaginarme esos hombretones con barba, con barriga, peludos, con camisa de cuadros, sin camisa de cuadros, frotándose sudorosos unos contra otros mientras la siempre peinada Rafaella canta eso de "para hacer bien el amor hay que venir al sur"...Woof...entonces pienso "La Vida es una mierda. Que yo no digo siempre, digo ahora". Estas sabias palabras pertenecen a la protagonista de "la vida imaginaria" el libro de la periodista Mara Torres esa chica tan maja que presenta la 2 noticias. Es una frase contundente llena de sentido y la hice mia en cuanto la lei la primera vez.Yo no digo que la vida (mi vida) sea una mierda ahora, digo en general, aunque tampoco, si abro bien los ojos y me pongo las gafas de ver bonito también encuentro cosas buenas, sólo hace falta rebuscar... un poco...aunque la situación actual no ayuda mucho a que este pensamiento negativo cambie, en mi cabeza de Artista Multidisciplinar Dramático mis ideas positivas y negativas luchan con espada láser entre ellas como si fueran un reloj de arena que gira hacia un lado o hacia otro, nada dura para siempre, ni el optimismo, ni la negatividad más oscura...ni las alegrias ni las penas, ni el amor ni el luto, las 24 horas de un dia completo dan tiempo para todo (pero no leas los periódicos)...

Si me pongo positivo (cerrando los ojos e intentándolo muy muy fuerte) aun detestando las navidades como las detesto (que lo hago) también encuentro cosas buenas en este mes de diciembre, palabras positivas llenas de ternura  y esperanza como por ejemplo "Paga Extra" (mi preferida) en mi caso ya la gasté en Julio con lo cual no servirá sino para tapar algun buraco(cada dia mayor) y comprarles a mis sobrinas unas anoréxicas Moster Hight (de las baratas).Otras cosas buenas que traen los fríos navideños son el Panetonne italiano (inventazo), las luces de colores que en mi casa me acompañan todo el año, la esperanza de que nieve, las tardes/noches de películas, manta y sofá,el estreno de "el Hobbit"(enlosmejorescines), las rebajas que están a la vuelta de la esquina (este año en Castilla y Japón comienzan el dia 2) y que en nada aparecerá Enero reluciente, que es uno de mis meses preferidos, anunciando la maravillosa (y efímera) Primavera...y vuelta a empezar...

Vuelvo a dormir fatal...me acuesto tarde, me levanto pronto, leo un rato antes de dormir, me despierto a las 4 de la mañana como si hubiera dormido 12 horas, me como unas natillas mirando por la ventana, incluso a veces tengo que recurrir al ordenador y hacer un poco el cerdo por internet(con otros cerdos como yo) para volver a pillar el sueño, cuando duermo sueño cosas muy reales, situaciones rebuscadas y extrañas... el otro dia soñé que estaba desayunando con mi ex y le reprochaba que habia sido la única persona que no me habia consolado por haberme dejado...si, amigos y vecinos para mí tengo...Gracias al tio Antón que me ha enseñado a piratear como Buda manda, ahora me bajo películas (incluso series completas) con una calidad estupenda de imagen y sonido y todas las noches recurro al cine a la carta, estos dias de vacaciones solitarias he visto luces rojas decepcionantes, mapas de sonidos orientales muy decepcionantes, árboles de la vida mortalmente aburridos(uff), caballeros oscuros muy pesados, chicas bravas de cabellos pelirrojos muy divertidas(menos mal que nos quedan los dibujos animados) y un sin fin de películas olvidables hechas por directores poco hábiles, actores poco cualificados y guionistas negados...nada que vaya a pasar a la historia del cine me temo...claro que yo a parte de un Ñu soy un repunante y casi no me gusta nada de lo que veo...Ayns...

Que Buda en su infinita bondad bendiga a los médicos y a las enfermeras, a los profesores universitarios y a los alumnos, a los jueces, a los abogados, a los curas y a los profesores de religión,a los arquitectos y los albañiles, a los que tienen trabajo y a los que no, a los que cubren como yo la Primitiva semanal con la ilusión de que la vida cambie y sea a mejor,a los niños que esperan la venida de los reyes (andaluces) de Oriente y a los que por mucho que esperen no van a encontrar nada en sus zapatos...besazos y abrazazos extra iluminados para todos. Las fotos de esta entrada son propias ,pertenecen al cuadro que optaba al premio Carriegos de este año de haberse celebrado, Buda lo tenga en su gloria,Amén...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

En este casi comienzo de invierno, un recuerdo especial.

Adjunto en varios capítulos un cuento que me gusta mucho y que a veces es como mi vida misma.

Un abrazo, cuídate

Tender

Anónimo dijo...

CUENTO I PARTE

«Había una vez un señor que estaba haciendo una gira turística por Europa. Al llegar al Reino Unido compró en el aeropuerto una especie de guía de los castillos de las islas. Algunos tenían días de visita y otros horarios muy estrictos. Pero el más llamativo era el que se presentaba como “La visita de tu vida”. En las fotos, por lo menos, parecía un castillo ni más ni menos espectacular que otros, pero era recomendado muy especialmente… Explicaba allí que, por razones que después se comprenderían, las visitas no se pagaban por anticipado, pero era imprescindible pactar anticipadamente una cita, es decir, día y hora. Intrigado por lo diferente de la propuesta, el hombre llamó desde su hotel esa misma tarde y acordó un horario.

Las cosas han sido siempre iguales en el mundo, basta que uno tenga una cita importante, con hora precisa y necesidad de ser puntual para que todo se complique. Ésta no fue una excepción y diez minutos más tarde de la hora pactada el turista llegó al palacio. Se presentó ante un hombre con falda a cuadros que lo esperaba y que le dio la bienvenida.

-¿Los demás ya pasaron con el guía? –preguntó, no viendo a ningún otro visitante.
-¿Los demás? –repreguntó el hombre. No. Las visitas son individuales y no ofrecemos guías.
Sin hacerle mención al horario, le explicó un poco de la historia del castillo y le mencionó algunas cosas sobre las que debía prestar especial atención. Las pinturas en los muros. Las armaduras del altillo. Las máquinas de guerra del salón norte, debajo de la escalera, las catacumbas y la sala de torturas en la mazmorra. Dicho esto, le dio una cuchara y le pidió que la sostuviera horizontalmente con la parte cóncava hacia el techo.7

-¿Y esto? –preguntó el visitante.

-Nosotros no cobramos un derecho de visita. Para evaluar el coste de su paseo recurrimos a este mecanismo. Cada visitante lleva una cuchara como esta llena hasta el borde de arena fina. Aquí caben exactamente 100 gramos. Después de recorrer el castillo pesamos la arena que ha quedado en la cuchara y le cobramos una libra por cada gramo que haya perdido… Una manera de evaluar el coste de la limpieza.

-¿Y si no pierdo ni un gramo?

-Ah, mi querido señor, entonces su visita al castillo será gratuita.

Entre divertido y sorprendido por la propuesta, el hombre vio cómo el anfitrión colmaba de arena la cuchara y luego comenzó su viaje. Confiando en su pulso subió las escaleras despacio y con la vista fija en la cuchara. Al llegar arriba, a la sala de armaduras, prefirió no entrar porque le pareció que el viento haría volar la arena y decidió bajar cuidadosamente. Al pasar junto al salón que exhibía las máquinas de guerra, debajo de la escalera, se dio cuenta de que para verlas con detenimiento era necesario inclinarse forzadamente sosteniéndose de la barandilla. No era peligroso para su integridad, pero hacerlo implicaba la certeza de derramar algo del contenido de su cuchara, así que se conformó con mirarlas desde lejos. Otro tanto le pasó con la más que empinada escalera que conducía a las mazmorras. Por el pasillo de regreso al punto de partida, caminó contento hacia el hombre de la falda escocesa que lo aguardaba con una balanza. Allí vació el contenido de su cuchara y esperó el dictamen del hombre.

Anónimo dijo...

CUENTO II PARTE, FINAL

-Asombroso, ha perdido menos de medio gramo –anunció-, lo felicito, tal como usted predijo, esta visita le ha salido gratis.

-Gracias…
-¿Ha disfrutado de la visita? –preguntó finalmente el de la recepción.
El turista dudó y por último decidió ser sincero.

-La verdad es que no mucho. Estaba tan ocupado tratando de cuidar de la arena, que no tuve oportunidad de mirar lo que usted me señaló.

-Pero… ¡qué barbaridad!... Mire, voy a hacer una excepción. Le voy a llenar otra vez la cuchara, porque es la norma, pero ahora olvídese de cuánto derrama, faltan 12 minutos para que llegue el próximo visitante. Vaya y regrese antes de que él llegue.
Sin perder tiempo, el hombre tomó la cuchara y corrió hasta el altillo, al llegar allí dio una mirada rápida a lo que había y bajó más que corriendo a las mazmorras llenando las escaleras de arena. No se quedó casi ni un momento porque los minutos pasaban y prácticamente voló hacia el pasaje debajo de la escaleras, donde al inclinarse tratando de entrar se le cayó la cuchara y derramó todo el contenido. Miró su reloj, habían pasado 11 minutos. Dejó otra vez sin ver las máquinas y corrió hasta el hombre de la entrada a quien le entregó la cuchara vacía.
-Bueno, esta vez sin arena, pero no se preocupe, tenemos un trato. ¿Qué tal? ¿Disfrutó la visita?

Otra vez el visitante dudó unos momentos.

-La verdad es que no –contestó al fin. Estuve tan ocupado en llegar antes que el otro, que perdí toda la arena pero tampoco disfruté nada.
El hombre de la falda encendió su pipa y le dijo:

-Hay quienes recorren el castillo de su vida tratando de que no les cueste nada, y no lo pueden disfrutar. Hay otros tan apresurados en llegar pronto, que lo pierden todo sin disfrutar. Unos pocos aprenden esta lección y se toman su tiempo para cada recorrido. Descubren y disfrutan cada rincón, cada paso. Saben que no será gratuito, pero entienden que los costes de vivir valen la pena .»

haquiles2001 dijo...

Tender Gracias por la historia,intentaré ponerla en práctica en cada sendero del camino.Espero que buda colme de bendiciones los caminos que elijas y la Felicidad te visite a menudo
un Abrazo fuerte